Beth

 
Mujercitas" y "Aquellas Mujercitas"
Yo conozco una familia muy bonita y refinada que es un super matriarcado de amor puro y ejemplar.
La señora Abigaíl March, madre de nuestras cuatro mujercitas, es la cabeza de familia junto con su esposo. Intenta salir adelante con sus hijas mientras su marido combate lejos en la guerra de secesión norteamericana.
os esclavistas de los Estados Confederados del Sur luchaban por perpetuar la bárbara, cruel e inhumana esclavitud; luchaban contra los abolicionistas de la Unión Federal de los Estados del Norte, los que a su vez querían liberar a los negros de las cadenas y los brutales látigos de los sanguinarios negreros, que eran unos repugnantes traficantes de carne humana.
El padre, el sr. March, médico de profesión, servía como capellán en uno de los regimientos del Norte, lo cual no habría podido ser de otra manera, pues siendo la familia March buena familia cristiana, estaban contra la esclavitud que el enemigo pretendía imponer eternamente. El Sur era considerado como tierra endemoniada, a la cual había que exorcisar de una vez por todas, justa misión que se había encomendado el Norte. Son tiempos difíciles, pero la señora March hace lo posible por educar a sus cuatro hijas en la cultura y el respeto. Es normal verlas juntas tocando el piano, cosiendo o leyendo las pocas cartas que reciben de su padre. Gracias a la madre, sus hijas prosperarán y superarán los baches de su agitada vida.
Laurie Lawrence es el encantador y divertido vecino de las March. Siempre ha estado particularmente unido a Jo y, como ella, Laurie lucha contra las expectativas que su abuelo tiene de él en el mundo de los negocios, pues tiene vocación por la música. Su amistad con la más apasionada de las March le llevará a pedirle matrimonio, algo que Jo, asustada, rechazará, porque desea que él se case con Beth, ya que cree que ella está enamorada de él. Pero Laurie seguirá sentimentalmente unido a la familia, ya que acabará casándose con la pequeña Amy.

Las chicas y su madre, la buena sra. March.

La mayor de las hermanas March, Meg, representa a la mujer convencional. Se parece mucho a su madre en su manera de ser. Intenta luchar contra su debilidad por el lujo y el dinero, y acabará casándose con un buen hombre pobre del que se enamora, el profesor John Brooke. Con el tiempo se convertirá en un ama de casa satisfecha y feliz con su vida, que renunciará al lujo porque su marido es pobre.

Meg, amiga de las flores. Jo, amiga de los libros.

Jo es un personaje inusual en la sociedad decimonónica por su rebeldía y su apertura a la hora de hablar. Pero son estas cualidades las que sugieren su humanidad. Impulsiva y terca, su pasión es la escritura, algo que la propia Louisa May Alcott tomó de sí misma. Pero la segunda de las Mujercitas renunciará a la preciada independencia de su corazón y se casará con el profesor Fritz Bhaer, sin renunciar a su vocación literaria.
Beth es tímida y tranquila. Como Meg, intenta complacer a la gente que le rodea, pero se parece más a Jo, porque ninguna de las dos quiere vivir en el mundo tal y como está, con el rol femenino forzado a cumplir con las convenciones sociales. Beth es una niña extremadamente dulce y bondadosa, pero hay una sombra sobre ella que la hace demasiado angelical y mística para sobrevivir. Sólo sus hermanas tendrán la fuerza para seguir en el mundo. Al igual que Laurie, Beth ama la música y para ella no hay mayor placer que tocar el piano y cantar con su linda voz.

Beth, amiga de la música. Amy, amiga de la pintura.

Amy, la pequeña de las March, es una hermosa chiquilla rubia experta en manipular a las personas. Medio egoísta y presuntuosilla, se comporta como una damita porque así complace al resto. Al final obtiene lo que desea: popularidad, un pasaje a Europa y a Laurie. Las actitudes y emociones de Amy contrastan con las de Jo, que rechaza someterse a lo que se espera de una dama. Aun así, sus defectos no evitan que le cojamos cariño. Así como Beth se dedica a la música, Amy cultiva la pintura y las artes plásticas en general.


Las manos de Beth en el teclado del piano. Amy y Beth saludándose el día de Navidad.

De izquierda a derecha: Laurie, Amy, Meg, Jo y Beth.

Beth bebiendo limonada. Las hermanas March cantando, acompañadas por Beth en el piano.
 
Las chicas y su padre, el buen sr. March. Beth sentada ante el piano.

Beth y Marmee. Meg el día de su boda con John Brooke.

Ritual de ronda en la fiesta de la boda de Meg y John Brooke. A la derecha, la dulce Beth en primer plano.

Amy y Laurie declarándose mutuamente su amor. Jo y su novio, el profesor Fritz Bhaer.

Todo el que haya leído "Mujercitas" y seguido la evolución de la simpática familia March en "Aquellas mujercitas", continuará con gusto sus experiencias en el libro posterior "Hombrecitos", el cual relata la vida de los hijos de Jo, los de Meg, y la hijita de Amy. Jo y su marido, el profesor Fritz Bhaer, fundan en Plumfield una magnífica escuela que ha de hacer soñar a más de un niño. Bajo su techo hospitalario, los chicos de Bhaer, Rob y Ted, los mellizos Demi y Daisy, el tímido y sensible niño violinista Nat Blake, el Gordo, la pícara Nan y su alma gemela, el terrible Tommy Bangs, los sobrinos de Fritz, Franz y Emilio, el valiente Dan, las ovejas negras Jack y Ned, el curquito Dick, el tartamudo Dolly, el pobre tontito Billy -algunos más trabajadores y difíciles que otros- aprenden a vivir juntos y en armonía, y a estudiar sus lecciones en un ambiente hogareño, pleno de cariño y comprensión. Aparte de tratarse de un libro de fama universal, su texto responde a todos los principios elevados que hacen de él una obra maestra, al igual que los dos libros que le preceden y el que le seguirá después: sentido moral y educativo, emoción y creciente interés, encanto particular y único por la forma en que está tratado el tema, el triunfo de los sentimientos más nobles y una reafirmación optimista de la actitud y conducta que deben acompañar a la juventud en la vida para su mejor felicidad y su mayor éxito.
"Los hombrecitos de Jo", la cuarta novela de esta gran tetralogía autobiográfica, fue el último libro de su autora. En él reaparecen, ya crecidos, casi todos los personajes de la novela "Hombrecitos" de la que es continuación; aquí también se conjugan las características que dan razón del sostenido éxito de Louisa May Alcott. En efecto, la escritora poseía una habilidad narrativa excepcional para proporcionar a las escenas -por medio de detalles, a veces imperceptibles- calor, relieve, vibración emotiva o toques de humor. Además, esa habilidad estaba alentada por la convicción de que el ser humano es esencialmente bueno. La autora transmitió ese optimismo integrando una visión a la vez idealizada y fotográfica del mundo que ella conocía. Su técnica arrastra al lector a convivir con los personajes, a entenderlos, justificarlos y alegrarse con sus triunfos. Como aprende a quererlos, casi sin advertirlo, desplaza hacia sus semejantes la benevolencia con que solía juzgarse a sí misma; a la vez, empieza a medir sus actos y reacciones con la severidad que reservaba para los demás. Insensiblemente, el mundo de ficción de Louisa May Alcott produce un equilibrio espiritual que no siempre se consigue con largas, áridas y eruditas exposiciones teóricas.
Ilustraciones de los personajes
© 1960 Editorial Molino - Urgel, 245 - Barcelona, España. Ilustraciones en blanco y negro de Pablo Ramírez. © 1962 Editorial Fher, S.A., by arrangement with Western Publishing International (WPI), Geneva, USA. Ilustraciones a color de... © 1988 Ediciones Culturales Marfil - Editorial "La Confianza" - Lima, Perú. Ilustraciones en blanco y negro de Sergio y Carlos Barrón. © 2006 Romance Book Cover Art. Pinturas de los personajes por Elaine Gignilliat. www.romancebookcoverart.com
Beth tocando el órgano.
Beth, la celestial niña pianista
A mí me causó una gran tristeza y desazón que Beth muera tan joven siendo la más buena de la familia y siendo justamente ella mi gran amor ideal. Que siendo la persona que más merecía ser amada, se haya ido al cielo tan joven y sin haber amado; me refiero a que sin haberse casado con un hombre, porque tratándose de amor al prójimo, Beth lo tenía de sobra, tan bondadosa como era la dulce niña y tanto que se hizo querer. De allí nació la idea de mi novela Beth, la celestial niña pianista. Para compensar ese hecho y para no dejar al lector con las ganas de ver a Beth enamorada y amada por alguien en el sentido del amor conyugal. Una original historia de amor entre el autor (yo) y Beth, una preciosa niña poseedora de las cualidades que toda chica estaría muy feliz de tener: gran belleza física, virtuosismo musical como pianista, y una inmensa dulzura y bondad de su almita blanca que la hacen "terriblemente" tierna.
 
 
 Beth Mamá Noel organista, disponiéndose a tocar.

Beth alumna del Conservatorio, estudiando en la sala de audiciones.

Beth recordando su solitaria, pero esperanzadora vida pasada.
 
Beth rosadita y linda, tocando el piano de cola.

Beth arriesgando su hermoso pellejito en turbina de avión (conjunto).

Beth arriesgando su hermoso pellejito en turbina de avión (detalle).

Barbie Beth tocando el órgano de tubos en la utópicamente restaurada iglesia de Maglarp, Suecia.


Beth preciosa y tierna gatita animita (en versión de animé) tocando el piano, muy seriecita y tristoncita la pobrecita.


Beth preciosa y tierna gatita animita (en versión de animé) tocando el piano, muy feliz y contenta.

Consola y fachada del órgano de la Iglesia de San Michele degli Scalzi. Beth tocando este órgano de pipas.

Beth tocando el órgano de pipas de la Iglesia de San Michele degli Scalzi (detalle). Beth tocando un gran órgano de 4 teclados.

Beth organista quinceañera.

Beth preciosa y tierna gatita animita (en versión de animé) tocando el órgano.

Imagen para tarjeta de invitación a fiesta de 15 años, especialmente si la quinceañera es pianista. Beth vestida de anfitriona.

Primer encuentro entre Beth y Héctor.

Beth y Héctor enamorados en el convento de Santa Beth. Antesala de las catacumbas del mismo, idéntica a la de San Francisco.

Beth y Héctor gritando de júbilo por su amor mutuamente correspondido, diciendo: www.yahoo.com  www.yupi.com  www.yoopi.com

Beth tocando el órgano electrónico. Beth y Héctor se besan junto al piano de ella y el cuadro de niñas pianistas de Renoir.

Beth en la casa-taller musical y home studio de Héctor.  http://musicaltecnolab.blogspot.com

Beth Mamá Noel en un centro comercial, dando demostraciones de música de Navidad para piano. Una preciosa niña pianista como ella sería un gran regalo de Navidad.

Sitios Web relacionados
www.alcottweb.com
www.bibliotecasvirtuales.com/biblioteca/OtrosAutoresdelaLiteraturaUniversal/LuisaMayAlcott/index.asp
www.cinematografia.cl/post/mujercitas_pequeñ_mujeres
www.directoriowarez.com/pe_mujercitas_8001.html Mujercitas - Descarga Directa
http://en.wikipedia.org/wiki/Little_Women
http://es.wikipedia.org/wiki/Louisa_May_Alcott
http://es.wikipedia.org/wiki/Mujercitas

www.facebook.com/pages/Beth-March/28576556194
http://facebookeando0.blogspot.com/2012/06/louisa-may-alcott.html
www.fanfiction.net/s/4421449/1/Que_Hubiera_Pasado_Si Variante de "Mujercitas"
http://ladiversiondelalectura.blogspot.com/2012/07/ninas-ejemplares.html
www.louisamayalcott.org Orchard House - Home of the Alcotts
http://lurlynncrochet.blogspot.com/2011/02/little-women.html
http://retratosdefamilia.blogspot.com/2007/12/mujercitas.html
www.sparknotes.com/lit/littlewomen
http://www.xanth.de/alcott/little_women_1978.htm Miniserie de 1978 (3 horas 20 minutos)

Sitios Web con imágenes del sitio de Beth